No estamos acostumbrados a ver a Leonardo Padura envuelto en controvertidos argumentos, sobre todo porque el autor de Herejes es muy cuidadoso a la hora de hacer públicos sus comentarios. Pues esta vez no lo dudó y expresó tal y cómo sentía acerca del actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump: «Hay un sector de la sociedad muy extremista y patriotero que tiene un gran poder y Trump está hablando al oído a estas personas».


Aunque viaja con regularidad, Padura vive en La Habana ya que nunca quiso abandonar su barrio, su gente, sus vecinos. De esta manera lo describe su esposa en el documental Vivir y escribir en La Habana, que presentara recientemente en Colombia, en el Hay Festival.
Padura comenta que en el momento en que Obama eliminó la política de pies secos, pies mojados hace tan solo unas semanas, aquellos que simpatizaban con el expresidente llegaron a sentirse traicionados y otros se quedaron sorprendidos.»Pensé que iba a ser (Donald) Trump el que pudiera haber tomado la decisión», comentó el autor de “El hombre que amaba a los perros”.

Leonardo Padura no es de los que suele generar o buscar la controversia en sus comentarios públicos. Sin embargo reconoce que con el actual presidente de Estados Unidos las cosas han cambiado. La presidencia de Trump está provocando que hable más de lo habitual y sin rodeos. Y reconoce que incluso es él mismo quien toma la iniciativa para hablar del tema. Prueba de ello son las dos horas y media de entrevistas a las que ha sido sometido y aun así sigue conversando con ganas.

Explica que “la bondad humana es infinita y la estupidez humana es inconmensurable. En este caso, funcionó la estupidez”, cuando intent explicarse cómo es que tantas personas de procedencia latina votaron por Donald Trump. Insiste en el totalitarismo que se esconde tras los discursos del presidente y la incertidumbre en la que se encuentra sumido su país.

Con respecto al gobierno cubano cuenta que hay una especie de acuerdo no declarado en el que ellos (el gobierno) no lo persiguen y tampoco se dan el lujo de jactarse con sus logros o promocionarlo como “producto nacional”.


«El gobierno cubano lo ha aguantado todo: la caída del muro de Berlín, la desaparición de la Unión Soviética, el embargo… pero el peso ha caído sobre las espaldas de los ciudadanos cubanos. El gobierno de los Estados Unidos está utilizando su política exterior como forma de alterar la política de otros países y eso es real. Seguir sosteniendo el embargo es absurdo porque no ha dado ningún resultado y la gente de Cuba ha empeorado su condición», finalize diciendo Padura.