Un Jeep marrón fue abandonado el jueves en Myrtle Beach, Carolina del Sur, antes de la llegada del huracán Dorian.

La matrícula del vehículo parecía haber sido retirada, y el modelo específico del automóvil no se supo de inmediato.


La policía en la escena ordenó a los observadores que abandonaran el área el jueves por la tarde cuando se acercaba la marea alta. Ningún intento de rescate fue visible, y no hubo indicios de que alguien resultó herido o desaparecido.

El teniente del Departamento de Policía de Myrtle Beach, Mark Jackson, dijo que recibió una llamada sobre el automóvil después de las 7 a.m.del jueves. Dijo que no había ningún ocupante en la escena cuando llegó la policía, y dijo que no tenía información sobre el propietario del vehículo o las circunstancias de su aparente abandono.