Cuba, que tuvo una actuación para el olvido en el torneo de la Liga Can-Am, no pudo terminar de la peor manera.


Cuba perdía su último partido 5 carreras por 6 contra los Rockland Boulders, cuando el couch Mario Vega comenzó a manotearle y gritarle a uno de los árbitros.

Víctor Mesa se sumó al espectáculo discutiendo con los árbitros que dieron por concluido el encuentro.