Los llamados desesperados de ayuda en Texas continuaron el domingo, ya que los restos del huracán Harvey causaron inundaciones catastróficas. Los meteorólogos dijeron que algunas partes de Houston iban a recibir hasta 50 pulgadas de lluvia.

Al menos cinco muertos y 14 heridos fueron la consecuencia de la llegada el viernes y el sábado de la tormenta de Categoría 4, que lentamente se convirtió en una tormenta tropical el sábado.

Aparte de la lluvia torrencial, la tormenta también provocó que los meteorólogos activaran las advertencias de tornados el domingo.

En algunos vecindarios de Houston, el agua estaba llegando a los apartamentos del segundo piso. Los equipos de rescate estaban usando helicópteros, barcos y vehículos de «rescate de alta agua» para acceder a barrios inundados en condiciones traicioneras.


El Gobernador de Texas, Greg Abbott, dijo que la mejor manera de ayudar al público fue contactar a la Cruz Roja. Dijo que la Guardia Costera de Estados Unidos fue parte del esfuerzo de rescate con ocho helicópteros y barcos.

«Seguimos moviendo a cientos de evacuados a lugares seguros», dijo Abbott.

El alcalde de Houston Sylvester Turner no ordenó evacuaciones, porque dijo que el riesgo de enviar a los 2,3 millones de residentes de la ciudad a las carreteras era demasiado alto. Con la fuerte lluvia, los esfuerzos de búsqueda y rescate daban prioridad a situaciones de vida o muerte.

Los residentes usaban todo, desde juguetes de playa inflables y colchones de aire para llegar a zonas seguras.