Desempleo en Estados Unidos. Foto: Syda Productions / Shutterstock.com

La tasa de desempleo de Estados Unidos fue del 6,7% en diciembre, sin cambios con respecto al mes anterior, pero los empleadores recortaron unos 140.000 puestos de trabajo, dijo el viernes el Departamento de Trabajo.


«Lo que realmente impulsa la economía sigue siendo la trayectoria del virus», dijo a ABC News Erica Groshen, asesora sénior de economía de la Universidad de Cornell y excomisionada de la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos, antes de la publicación del informe.

Groshen señaló que los datos de diciembre probablemente reflejan el aumento de casos después del Día de Acción de Gracias y las restricciones implementadas para sofocar su propagación.

Antes de la pandemia, la tasa de desempleo en Estados Unidos, que se mide por la cantidad de personas que buscan empleos, era del 3,5%.

«La disminución en el empleo de la nómina refleja el reciente aumento en los casos de coronavirus (COVID-19) y los esfuerzos para contener la pandemia», dijo el viernes el DOL.


El mes pasado se produjeron pérdidas de empleo notables en la industria del ocio y la hostelería (que eliminaron unos 498.000 puestos de trabajo, la mayoría de los cuales en lugares de comida y bebida), según el DOL.

Desde febrero, el empleo en el ocio y la hostelería se ha reducido en unos 3,9 millones de puestos de trabajo. También se produjeron fuertes recortes de empleo en la industria de la educación privada el mes pasado (que recortaron 63.000 puestos de trabajo), dijo el DOL.

Estas pérdidas de empleos fueron parcialmente compensadas por algunas contrataciones el mes pasado en servicios profesionales y comerciales (un repunte de 161,000 empleos), comercio minorista (una adición de 121,000) y construcción (que agregó 51,000).

«Ha habido enormes pérdidas en las industrias del ocio y la hostelería y las relacionadas con los viajes», señaló Groshen. «Y muchos de estos son trabajadores con salarios bajos [que] no pueden hacer el trabajo desde casa».

Además, «estos son lugares donde los modelos comerciales pueden estar cambiando y muchos de estos trabajos pueden no regresar», dijo Groshen.

Una de las principales preocupaciones son las personas que han perdido el empleo de forma temporal pero que podrían nunca regresar convirtiéndose en perdidas permanentes. Afortunadamente algunas industrias como la de las aerolíneas han podido recontratar a estos empleados con el nuevo paquete de ayuda federal aprobado en Washington.

Aún esta por ver como se recupera la economía, pero se mantienen las esperanzas de que la aplicación de la vacuna del coronavirus sea un factor determinante.