SNet en Cuba

Aún se desconoce el lugar exacto donde nació SNet pero desde 10 años aproximadamente en las calles de La Habana existe una red que conecta de forma artesanal más de 1000 usuarios.


Fue esta la manera que encontraron sus creadores, primero para jugar en red, pero luego se fueron sumando miles de habaneros  que vieron en ella la mejor solución para compartir entre todo tipo de archivos, incluso tiempo después para conectarse a las redes WiFi de ETECSA, sin tener que estar sentados obligatoriamente en un parque.  

Conocida popularmente como SNet o Street Network, la red de la calle de La Habana surcó por mucho tiempo en un limbo alegal, pues en el país hasta hace solo unas semanas atrás no se permitía la existencia de redes privadas de datos.

Sin embargo, nuevas medidas del gobierno cubano entorno a las políticas de informatización entraron en vigor y han puesto a SNet en boca de todos por la posibilidad de convertirse en algo ilegal. Las nuevas disposiciones  aprobadas en las resoluciones 98 y 99 de la Gaceta Oficial de la Isla en mayo pasado autorizaron las redes privadas de datos en Cuba.

Básicamente se aprobó que los usuarios pueden operar redes privadas al interior de sus domicilios sin necesidad de una autorización, siempre y cuando sea sin fines de lucro, y no excedan los 100 miliwatt (mW, equivalente a 200-300 metros) de potencia radiada efectiva.


En cambio, para operar redes privadas exteriores al domicilio ya sean alámbricas o inalámbricas sí se requiere una autorización por valor de diez pesos, con una vigencia de dos años y de cinco años para el caso de enlaces a áreas WiFi de ETECSA mediante antenas exteriores, siempre que no interfiera en la vía pública y no exceda el límite establecido de los 100 mW (200-300m).

Entonces ¿Cuál es el problema? ¿Por qué se habla tanto del fin de SNet tras las nuevas disposiciones?

Simplemente lo que sucede que es la licencia aprueba solo las redes que operan a una distancia de 200 o 300 metros, reduciendo así el alcance geográfico de estas conexiones. Eso convierte a SNet en una red ilegal pues ya se sabe que estamos ante una amplia red que se compone de la interconexión de muchos nodos y miles de usuarios.

Por otro lado convierte en ilegales también lo  equipos de interconexión (nanos, router, mikriotik etc) que las personas adquirieron por esfuerzo propio pues la potencia autorizada (100 miliwatt) es mucho menor que la que hoy tiene la mayoría de las personas. Un Nanostation M2 de los que hoy existen en La Habana puede llegar por ejemplo a  600MW,  también están los M5 de 500MW, un Bullet de 1000MW,  o un MICROTIK de 500MW.

SNet ha sido la vía más viable que encontraron muchas personas en La Habana para sortear las trabas para poder tener conectividad en los hogares. Ahora con las nuevas disposiciones SNet pasa a estar en un marco ilegal, reduciendo así las posibilidades de conexión privada, ahora solo viables mediante antenas exteriores.

Esta vía no solo reduce el espacio geográficamente (solo 200 m), sino que es una infraestructura demasiado costosa para cualquier cubano. Para tenerla, además de comprar una antena exterior, un nano o mikrotik puede costar en el mercado negro entre los 100cuc y 200 cuc, eso sin contar los precios del servicio de navegación inalámbrica de ETECSA que además de caro es lento, debido a las grandes congestiones que tienen las redes.

Pero SNet no solo se convirtió en una vía más sencilla para acercar la conexión a los hogares, gracias a la red de la calle existe hoy una red social muy parecida Facebook, páginas de compraventas y de propagandas para negocios, acceso a tutoriales para superación y sitios de streaming para la descarga de películas, series, videoclips, juegos, programas etc.

La red de la calle es ya un espacio consolidado para estudiar, trabajar, recrearse o simplemente comunicarse. ¿Qué pasará en lo adelante?

Por ahora los creadores de SNet han convocado reclamos masivos desde las redes sociales para que exista un diálogo con el Ministerio de las Comunicaciones sobre la permanencia legal de SNet.