matthewcuba


La prensa oficial de Cuba ha comenzado a romper su silencio informativo luego de que Reporteros Sin Fronteras denunciaran las recientes «detenciones arbitrarias» de periodistas que intentaban informar sobre los estragos ocasionados por el huracán Matthew en el extremo oriental de la isla.

El periódico Venceremos, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba, que se imprime semanalmente, comenzó desde el pasado sábado a publicar en su sitio web algunos reportajes, destinados al consumo exterior, teniendo en cuenta que la mayoría de los residentes locales no tienen electricidad y mucho menos acceso a internet.

Las cifras oficiales de los daños causados por Matthew comienzan a aparecer a cuenta gotas, esparcidas en una docena de reportajes.

Tres semanas después del paso del huracán, Venceremos se refiere a “la notable recuperación del sistema eléctrico en Maisí” aunque todavía el 95 % de los 8,150 clientes del municipio esperan por la electricidad.

El director de la Organización Básica Eléctrica, Roelmis Guilarte Carcasés, reveló que las pérdidas se estiman en unos 2.5 millones de pesos, en tanto el 98 % de toda la red fue dañada, incluidos 420 postes primarios y 150 secundarios, 84 transformadores, 60 kilómetros de líneas y el 100 % de las acometidas.


En Maisí, las autoridades sólo han podido visitar el 21 % de las 9,505 casas registradas en el fondo habitacional de ese municipio, según declaró Noel Mosqueda Mosqueda, presidente del Consejo de Defensa Municipal.

Mosqueda subrayó que de los 28,300 habitantes del municipio unas 4,100 personas reciben agua por bombeo, mientras que el resto está siendo abastecido con 30 carros pipas.

Las áreas forestales del municipio La Máquina quedaron desbastadas por Matthew. Según los expertos, esos bosques demorarán 20 años en recuperarse.

En Baracoa, Ciudad Primada de Cuba, los daños principales ocurrieron en las viviendas. Tony Matos Romero, presidente del Consejo de Defensa Municipal, afirma que cerca del 80% del fondo habitacional y otras edificaciones, unas 19.000 viviendas, resultaron dañadas parcialmente o destruidas.

Restablecer las comunicaciones por tierra sería quizás el trabajo más urgente, ya que quedaron interrumpidas cuando la crecida del río Toa, el más caudaloso de Cuba, que destruyó el puente que comunica el municipio minero de Moa, con la ciudad de Baracoa.