Según declaraciones del Departamento Estado, Esteban Santiago el supuesto autor del tiroteo en el aeropuerto de Fort Lauderdale, por la muerte de cinco personas y dejar otras ocho heridas podría ser condenado a la pena de muerte.

En la comunicación oficial se plantea: «los cargos son elegibles para la pena capital».

«Santiago disparó entre 10 y 15 veces aproximadamente con su arma, apuntando a la cabeza de sus víctimas», afirmó Michael Ferlazzo, agente de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI).

Se sospechaba que Esteban Santiago, veterano de la guerra de Irak y miembro de la Guardia Nacional en Puerto Rico y Alaska, tuviera problemas mentales, teniendo en cuenta que se presentó en las oficinas del FBI diciendo que la CIA y el mismo FBI, lo obligaban a ver vídeos del Estado Islámico.


A través del FBI se conoció que el sospechoso no estaba en ningún listado de prohibición de vuelos porque no tenía relaciones con organizaciones terroristas.