«No es una opción» regresar a Cuba, manifiestan cubanos que, ahora son más de 400, que permanecen en la ciudad mexicana de Nuevo Laredo, en la frontera con EE.UU.

«Ya tenemos 16 días aquí y Migración mexicana nunca nos ha molestado», expresó Yamira González, una de las cubanas atascadas en Nuevo Laredo. En su aventura, pasó por 10 países llenos de peligros, ríos y selvas, pandillas y una inseguridad constante.

«¿Por qué salimos para acá? En Cuba no tenemos derecho a nada», afirma, Yeleni Díaz. «Mi esposo tiene tres años en prisiones y no estoy de acuerdo con el presidente cubano, por la política asquerosa que tiene. Fidel le hereda la Presidencia a su hermano y Raúl se la hereda a sus hijos. ¿En qué país se ha visto que en 60 años sea el mismo presidente?», continúa diciendo.

«Regresar a Cuba no es una opción», plantea, Lester Díaz, «Es injusto lo que nos está pasando, yo dejé en Cuba a mis padres, a mis hermanos», añade.


Hermes Cruz, es «bastante triste que regresen a un cubano a la isla».
«Los que estaban retenidos en Tapachula los están deportando hacia Cuba. Salimos porque no queremos estar allá. La vida ya es insostenible y lo último que deseamos es que nos regresen», indica.

«Lo primero por lo que abogamos aquí es que por cuestiones humanitarias el Gobierno americano (estadounidense) nos abra la frontera a los que ya veníamos en camino», solicita, Cruz.

Y como opción suplementaria, «es que nos den la posibilidad de regularizarnos acá en México», finaliza.