Malia Obama, la hija del ex presidente de EE.UU. Barack Obama, ha cambiado su apariencia después de vivir en Washington.