habana-vieja

La capital de la isla se ha puesto el objetivo de mejorar la imagen de sus zonas comerciales con la aprobación de un nuevo reglamento urbano, con el objetivo de poner fin al caos a diferentes actividades incívicas que van desde el ruido de la música, la imprudencia de peatones o el claxon de los automóviles.


Estas nuevas medidas serán de obligado cumplimiento para los alrededores de 34 zonas comerciales con el fin de dar marcha atrás al deterioro urbano con implantaciones diversas como por ejemplo de cestos de basura para peatones, limpieza de las aceras hasta tres veces por día, prohibición de la venta de bebidas alcohólicas al granel, mantenimiento de fachadas o reforestación de avenidas entre otras medidas según ha informado Isabel Hamze, vicepresidenta de la Administración Provincial en La Habana.

El incumplimiento de estas medidas conllevará multa para los infractores. A todo esto, los cubanos consultados se muestran de acuerdo con la iniciativa ya que los ciudadanos aprecian el deterioro de la ciudad sobretodo de acumulación de basura en las aceras.

Estas nuevas reglas, además de mejorar la imagen de la ciudad y del civismo de sus ciudadanos buscan detener las construcciones ilegales como garajes en viviendas, agregado de habitaciones o la limitación del uso de altoparlantes.

Los ciudadanos de La Habana esperan que la aplicación de estas medidas se mantengas pasada la campaña de invierno.