Según los informes, la Fuerza Aérea de EE. UU. No divulgó el historial criminal del autor de la masacre de Texas al FBI, lo cual es una violación directa de las reglas del Pentágono.


«La información inicial indica que la condena de violencia doméstica de Kelley no fue ingresada en la base de datos del Centro Nacional de Información Criminal por la Base Especial de Investigaciones de la Fuerza Aérea de Holloman», dijo la Fuerza Aérea en un comunicado.

La declaración agrega, «La ley federal le prohibe comprar o poseer armas de fuego después de esta condena».

La policía informó que Kelley ingresó en una iglesia en el pequeño pueblo de Sutherland Springs, Texas, con un fusil de asalto el domingo por la mañana y abrió fuego contra los feligreses, matando a 26 personas, incluidos niños pequeños. Las víctimas tenían entre 18 meses y 77 años de edad, según la AP.