Fisher Island. Foto: Captura de pantalla

Fisher Island, un enclave exclusivo de condominios y hogares multimillonarios y uno de los códigos postales más ricos del país, ha comprado miles de kits rapidos de análisis de sangre para COVID-19 del Sistema de Salud de la Universidad de Miami para todos sus residentes y trabajadores .


La isla privada, ubicada a lo largo de Government Cut y ubicada entre Miami y Miami Beach y accesible solo en barco, llegó a un acuerdo con UHealth para poner las pruebas a disposición de las aproximadamente 800 familias que viven allí, y todos los trabajadores que mantienen la propiedad. y patrullan sus calles reportó el Miami Herald.

La compra y la disponibilidad de las pruebas contrasta en gran parte con el resto del estado, donde solo alrededor del 1 por ciento de la población ha sido examinada para detectar el virus mortal que ha causado una pandemia mundial. La mayoría de las personas que desean una prueba tienen que cumplir con ciertos criterios durante una evaluación. Luego se debe establecer una cita, lo que generalmente significa una larga espera en la fila. Aquellos sin vehículos ni siquiera pueden acceder a los sitios donde se hacen las pruebas.

Sissy DeMaria, una portavoz de Fisher Island, señaló que la mitad de los residentes de la isla tienen más de 65 años, lo que los hace vulnerables a COVID-19.

Se espera que esta semana se completen las pruebas y el seguimiento de contactos para aquellos que dan positivo. La isla ordenó suficientes kits de prueba para que todos los residentes y miembros del personal pudieran hacerse la prueba, dijo la portavoz de UHealth, Lisa Worley. UHealth tiene una clínica en Fisher Island cuyos médicos han ayudado a administrar las pruebas COVID-19, dijo Worley.


En Fisher Island, las membresías en el Fisher Island Club cuestan alrededor de $ 250,000 y el ingreso anual promedio es de $ 2.5 millones de dólares.