Luego de pagar solo dos de los ocho millones correspondientes, el pasado mes de junio, la deuda del gobierno cubano con el brasileño comienza a acumularse y oficiales de Brasil se preocupan, recogió la agencia de prensa AFP.


Desde el pago de junio al Banco Nacional de Desarollo (BNDES), y al Programa de Exportaciones (PROEX) el gobierno brasileño no ha visto más ingresos, con lo cual esa deuda ya se considera atrasada luego de pasar los 180 días.

Según informaron diplomáticos brasileños la deuda superará los 100 millones para el cierre del año 2018.

Las mismas corresponden a la construcción del puerto del Mariel (BNDES), y a la compra de alimentos (PROEX), comunicó Diario de Cuba.

«En el caso de los financiamientos del BNDES (…) amparados por el Fondo de Garantía a la Exportación (estatal), el plazo de seis meses para solicitar la indemnización referente a la cuota vencida en junio de 2018, fue alcanzado», dijo el Ministerio de Hacienda brasileño.


«El BNDES, como entidad garantizada, requirió la indemnización de la Unión (estado brasileño), como garante, que hará el pago de la cuota en hasta 30 días», agregó. En el caso de este adeudo, es de tipo revolvente; a medida que se paga el mismo queda nuevamente disponible el saldo para futuras compras.

Según comunicaron a AFP una fuente diplomática y otra empresarial, la cancillería brasileña envió a inicios de este mes una carta al vicepresidente del Gobierno cubano, Ricardo Cabrisas, detallando la situación de la deuda.