Fotografía satelital de tres sistemas tropicales, en el Oceano Atlántico. Imagen capturada el 29 de agosto de 2016. El estado de Florida se preparaba el miércoles para la llegada de una tormenta tropical, ya que meteorológos estadounidenses advirtieron sobre posibles inundaciones y fuertes ráfagas de viento, mientras que los residentes de la Isla Grande de Hawái también estaban en alerta por la proximidad de un huracán. NOAA/handout via REUTERS


Hace apenas unas horas el Centro Nacional de Huracanes en los Estados Unidos reportaba el surgimiento de decimotercera depresión tropical de la actual temporada ciclónica, y ya la misma se ha convertido en una tormenta tropical.

Su nombre es Lisa, y avanza lentamente en dirección noroeste por el océano Atlántico.

Por ahora Lisa no afectará ningún territorio, pues todavía se encuentra lejana, a unas 430 millas (690 km) al oeste de las islas de Cabo Verde, moviéndose a razón de 12 millas por hora, con vientos máximos sostenidos de cerca de 40 mph (65 km/h) y con algunas ráfagas más fuertes.

Los vientos con fuerza de tormenta tropical se extienden a un radio de hasta 70 millas (110 km) desde el centro de Lisa. Según el NHC no está previsto que cambie su trayectoria de aquí al jueves, pero sí pueden fortalecerse sus vientos.


El centro no ha emitido advertencias o avisos en zonas costeras.

En esta temporada de huracanes en el Atlántico, iniciada el 1 de junio, se han formado doce tormentas tropicales, de las cuales cuatro se han convertido en huracanes (Alex, Earl, Gaston y Hermine), que han ocasionado 66 muertes, la mayoría registradas en México por el paso de Earl.