Para bien o para mal, Miami Beach ha estado montando su propio ataque contra los alquileres de Airbnb durante años. Mañana la ciudad considerará una nueva propuesta dramática del alcalde Dan Gelber: potencialmente criminalizando algunos alquileres ilegales.

Tal como están las cosas, es ilegal alquilar propiedades en zonas residenciales en la mayor parte de Miami Beach por menos de seis meses y un día. Para alquilar legalmente tales propiedades, los propietarios deben obtener una licencia de impuestos comerciales de la ciudad y pagar tarifas anuales.

Gelber presentará dos nuevas propuestas para la comisión mañana que parecen diseñadas para tomar medidas enérgicas contra el servicio de alquiler: una propuesta obligaría a compañías como Airbnb a recordarles a los usuarios que necesitan esas licencias para operar legalmente y exigir a los propietarios que usen dichos sitios que incluyan sus números de licencia en cualquier anuncio en línea. La ordenanza también haría ilegal que plataformas como Airbnb y HomeAway trabajen con alquileres que no tienen las licencias.

Pero la segunda propuesta de Gelber es más drástica. Se aumentarían las penalidades para cualquier persona que agarren operando un negocio sin una licencia. El alcalde propone emitir multas de $ 1,000 y $ 3,000 antes de presentar cargos criminales como un tercer strike. Pero los cargos aún podrían acumularse rápidamente, ya que la ciudad consideraría cada día que opera sin una licencia como una ofensa «nueva» por separado.


La propuesta de Gelber señala que las penas más duras son necesarias porque los residentes «continúan participando en o llevando a cabo negocios sin un recibo de impuestos comerciales como lo exige la ciudad a pesar de las sanciones civiles existentes».

Aunque los hosts de Airbnb parecen ser los objetivos obvios del plan, también penalizarían a cualquier persona que opere cualquier tipo de negocio sin una licencia fiscal. Eso podría incluir desde residentes que venden comida desde sus casas hasta personas que cortan el cabello en sus salas de estar.

Un portavoz de Airbnb en Florida, Ben Breit, se negó a comentar sobre la propuesta. La portavoz de Gelber, Veronica Passye, no respondió inmediatamente a un mensaje de New Times.

(Fuente de Miami New Times)