Las audaces promesas de Donald Trump a principios de esta semana de finalmente romper el misterio del asesinato de JFK mediante la desclasificación de ocumentos secretos resultaron ser un adelanto de lo que esta por venir. Los Archivos Nacionales terminaron haciendo pública solo una fracción de los documentos JFK.

Aún así, los 2.800 documentos incluidos en el nuevo vertedero de documentos confirman algunos detalles lacivos en la búsqueda por décadas de Estados Unidos para matar o deponer a Fidel Castro, incluido un plan bastante impactante de la CIA para sembrar el terror en Miami.

Después de que la revolución de Castro tuvo éxito y miles de cubanos huyeron al sur de la Florida, la agencia realmente consideró hundir un barco cargado de refugiados, asesinar a los líderes del exilio y colocar bombas en Miami, todo para que Castro pudiera ser culpado por el caos.

La idea básica era volver a la opinión mundial contra Castro y posiblemente justificar una invasión militar de los Estados Unidos culpandolo de las atrocidades cometidas. Los detalles de la trama siniestra se incluyen en un resumen sobre la Operación Mangosta, una operación encubierta de 1960 tramada por la CIA bajo el presidente Dwight Eisenhower con el objetivo de derrocar a la Cuba comunista.


La campaña fue incluida en un informe sobre «pretextos» que los Estados Unidos podrían conjurar para justificar una intervención militar en Cuba. El documento fue enviado por el General Edward Landsdale, un alto oficial de la Guerra Fría que trabajó con la CIA para planear la Operación Mangosta; envió el informe, que incluía otros nueve «pretextos», el 12 de abril de 1962, al general Maxwell Taylor, quien pronto se convertiría en jefe del Estado Mayor Conjunto. Así es como el informe describió el plan:

Fragmento del Documento en los Archivos Nacionales

Los documentos recientemente publicados incluyen informes que detallan tramas para usar un traje de nebulizador envenenado y una concha explosiva para asesinarlo y describir la voluntad de la CIA de colaborar con la mafia para derrocar al líder comunista.

Ninguno de esos detalles es particularmente nuevo: las ideas del traje de neopreno y la concha marina fueron delineadas en 1979 en un libro sobre la CIA del autor ganador del Premio Pulitzer Thomas Powers.