Desde que se creó en 2008 el primer videojuego cubano llamado “Sagua, la aldea embrujada”, comenzó a dar sus primeros pasos la incipiente industria del videojuego en Cuba, la cual sobre todo en los últimos 3 años ha comenzado a experimentar un cierto despegue.

La causa: El desarrollo en la Isla del famoso concurso Pachamama Game Jam que organiza las Naciones Unidas para incentivar la creación de videojuegos. Cada año los estudiantes de la UCI compiten para crear en solo 48 horas el prototipo de un videojuego. A partir ahí han surgido varios “made in Cuba” que suman ya más de 30. Claro, algunos de mejor factura que otros.

La industria también dio un paso importante este año con el lanzamiento de Ludox la primera plataforma cubana para la descarga de videojuegos y que aparece en el dominio www.videojuego.cu
Sin embargo, desde la creación de La Neurona (2016) y la Súper Claria (2017), no había existido un videojuego cubano que llamara tanto la atención como está sucediendo ahora con Kuba Kart y Coliseum, dos de los más recientes lanzados en este 2018.

¿Quieres saber por qué estos dos videojuegos han ganado cierta notoriedad en la Isla? Ahora te lo explicamos.


Coliseum: Se trata de uno de los mejores videojuegos cubanos en cuanto a la visualidad, el diseño de personajes, la historia del juego y las técnicas en computadoras utilizadas. Eso sucede principalmente porque el producto incorpora la tecnología de Inteligencia artificial para dar la ilusión de inteligencia en el comportamiento de sus personajes. Se juega en grupos (dos jugadores contra Inteligencia Artificial) y batallas multijugador (PvP, hasta dos equipos de tres jugadores), mediante una red local cableada (LAN) o inalámbrica (WLAN). Este es un punto a su favor, porque muchos fanáticos del videojuego al menos en La Habana usan bastante la llamada intranet o red de la calle SNET que une de forma clandestina a más de 20 mil usuarios a través de redes LAN cableadas.

Kuba Kart: La popularidad que va alcanzado este videojuego se debe en parte al hecho de que es una versión cubanizada del ultra conocido Mario Kart de Nintendo. En este juego de carreras los jugadores pueden elegir a los pilotos que son personajes de otros videojuegos cubanos como el Capitán 0 de “Caos Numérico”, la Super Claria, Fernanda, Lino de “Aventuras en la Manigua” o Paco y Chivichano, de “Villa Tesoro”. También puedes elegir el tipo de modelo de carro al que se le incluyen logotipos de la Serie Nacional de Béisbol y también de los Clubes de Futbol. Lo más curioso que tiene es que las pistas de carreras son lugares icónicos de Cuba como, por ejemplo: El Parque de la Prehistoria, Guardalavaca, la Gran Piedra, Cayo Guillermo, entre otros.

Ciertamente, los videojuegos cubanos han ido mejorando su estética y sus esquemas de jugabilidad. De aquellos primeros donde abundaban historias poco atractivas y algunos problemas en la música, los desarrolladores han ido buscando fórmulas para aliarse con la inteligencia artificial y la realidad aumentada, dos tecnologías sumamente útiles para el desarrollo del videojuego.

Aunque lo cierto es que en Cuba entre los videojuegos más populares no están todavía los nacionales. Por muchos años el Maxim Rock fue sede de más de una competencia de gamers cubanos donde se jugaban grandes torneos de DoTA (Defences o TheAncient). También en cualquier lista de preferencia de videojuegos en la Isla hay que ubicar a otros como World of Warcraft, Starcraft, Call of Duty, Mortal Kombat, Killer Instinct, Street Fighter, Scorpion y por su puesto los videojuegos de la FIFA y de la MLB.