la jueza del condado de Miami-Dade que lleva el caso del actor mexicano Pablo Lyle que golpeó fatalmente a Juan Ricardo Hernández, de 63 años, no hizo caso a los pedidos de la fiscalía y fijó la fianza en solo $50000 dólares.


La fiscalía había pedido una fianza de $1 millón de dólares argumentando que piensa acusar a Lyle de homicidio en segundo grado.

Los abogados de Lyle argumentaron que su cliente no puede pagar una fianza de $ 1 millón y es un buen hombre que ha cooperado en la investigación.

El juez finalmente ordenó que Lyle fuera retenido hasta pagar fianza de $ 50,000. Si paga la fianza, será puesto en arresto domiciliario con un monitor GPS.

Lyle fue esposado y retirado de la corte después de que se estableció la fianza.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba