Juez inmigración Asilo Político

Un juez federal ordenó a la administración Trump que las personas que pidieron asilo de manera legal en Estados Unidos deben ser liberados bajo libertad condicional.


La orden preliminar emitida por el juez de distrito James E. Boasberg significa que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y la oficina del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) en Nueva Orleans deben restablecer los procedimientos para que los solicitantes de asilo detenidos busquen la liberación a través de un proceso conocido como libertad condicional.

Las aprobaciones de libertad condicional han caído bruscamente bajo la administración del presidente Trump. Hace menos de 10 años, aproximadamente el 90 por ciento de esos solicitantes de asilo eran liberados. En la Oficina de ICE de Nueva Orleans, que es responsable de los solicitantes de asilo detenidos en varios estados del sudeste, se otorgó la libertad condicional en solo dos de 130 casos en 2018. Actualmente, el número de libertad condicional otorgada en 2019 se ha reducido a cero.

La demanda fue presentada en nombre de 12 demandantes que, como cientos de otros migrantes, solicitaron asilo en los puntos de entrada oficiales de los Estados Unidos en cumplimiento de la ley federal y luego fueron confinados y enviados a prisiones remotas en Louisiana, Mississippi y Alabama.

ICE y la agencia del DHS a cargo de detener o liberar a los migrantes, ha negado la libertad condicional a la gran mayoría de los detenidos, incluso cuando las personas tienen casos sólidos de asilo y satisfacen los requisitos legales.


La política de ICE requiere que los solicitantes de asilo sean liberados siempre que establezcan su identidad y demuestren que no representan un peligro o riesgo de fuga, según la demanda. La libertad condicional es el único recurso legal para la liberación de los demandantes, ya que la ley actualmente no les da derecho a solicitar la liberación ante un juez de inmigración.