Cuba ha enfrentado un descenso de la calidad del béisbol.

Lo anterior está aparejado, entre otros factores, a la falta de motivación estatal para incentivar el deseo de los jóvenes por este deporte.