cooper

cooper2-2


Una joven de West Palm Beach hizo pública una dolorosa súplica después que hace dos años tuvo un violento encuentro con un hombre armado que le cambió la vida.

El incidente tuvo lugar la noche de Halloween del 2014. Lyndsey Cooper, quien entonces tenía 20 años, regresaba a su casa a la 1:30 a.m., luego de su turno nocturno en un empleo de entregas a domicilio de pizzas.

De repente, de la nada apareció un ladrón armado que se le acercó y le exigió que le entregara el bolso. Cooper lo obedeció, pero entonces, sin motivo alguno, el delincuente le disparó en la cara y escapó del lugar con una cantidad de dinero que, según dijo la policía, era menos de $60.

Minutos después, la joven entró a la casa donde vivía con su madre y la despertó mientras se sujetaba la mandíbula.


“Cuando entré en la casa, con mi cara en mis manos, para despertar a mi mamá y decirle que me habían disparado, nunca pensé que iba a sobrevivir”, dijo Cooper.

El noticiero 7News reportó que después de varias cirugías, Cooper sigue lidiando con un lento proceso de recuperación, y decidió hacer una súplica pública el martes por la tarde.

“Quiero saber por qué lo hizo”, dijo Cooper. “¿Por qué robarme no fue suficiente para ese hombre? ¿Por que tuvo que meterme un tiro en la cara y dejarme tirada allí para que muriera? La próxima cirugía será la número 14. He tenido que someterme a 13 grandes cirugías reconstructivas en mi mandíbula, cara, garganta, dientes, encías, todo lo que tiene que ver con la boca”.