Imagen (der) de Twitter @USBPChiefMIP

Una joven cubana de 23 años que llegó en balsa a Cayo Marathon en los Cayos de la Florida, dio declaraciones en exclusiva sobre la experiencia que cambiaría el rumbo de su vida.

Donelys Suárez formó parte del grupo de 13 balseros que arribaron en una embarcación preparada la pasada semana. Varios del grupo fueron detenidos por autoridades migratorias al tocar tierra, y finalmente liberados el viernes.


La joven cubana dio declaraciones en exclusiva a América TeVé relatando detalles de los preparativos en la isla para huir del régimen opresor cubano.

“La situación en Cuba se ha tornado súper difícil. Para los jóvenes ya no hay posibilidades de ningún tipo. Ni laboral, ni de perspectivas futuras, ni ningún sueño. Realmente ya no hay una motivación. En ese país lo han tronchado casi todo”, dijo Suárez, que es enfermera de profesión.

El grupo partió de Matanzas y demoró cuatro días en llegar a la Florida.

Suárez contó que no se arrepiente de los peligros y los riesgos, porque alcanzó lo que buscaba: “la tierra de la libertad”.


“Necesito estar libre, necesito poder tener sueños, planes. Necesito ayudar a mi familia, tener libertad de expresión”, dijo en la videoconferencia.

«Me daba miedo quedarme en Cuba. Quería arriesgarme. Lo peor es quedarse en un país sin oportunidades”, dijo.

Sobre los preparativos señaló que la embarcación la construyeron entre todos poco a poco con lo que podían conseguir.

«Esos muchachos con los que vine prácticamente hacían magia. Con un poquito de aquí, con un poquito de allá. Con un poquito de dinero de este lado, y un poco de dinero de este otro se van consiguiendo las cosas, y escondidos con muchísimo trabajo haciendo guardia para que no se lo encuentren (…)», dijo la joven.

Al ser encontrados por las autoridades en la carretera, el grupo fue llevado a un centro y posteriormente registrados en Krome. Ahora en libertad, en los próximos meses, tendrán que defender su solicitud de asilo político ante las autoridades migratorias.