La joven cubana Beatriz Batista, amante de los animales, que desde Cuba y ahora en España continúa su labor de salvaguardarlos del peligro, en redes sociales compartió un post con una foto junto al pequeño gatito recientemente rescatado.


“Me persiguen”, dice la joven animalista refiriéndose a los desvalidos animalitos que pueden estar abandonados o perdidos en las calles, a la intemperie, con hambre y sed.

En esta ocasión colocó un post junto con una foto en el que aparece el gatito, que rescato de un hueco en una alcantarilla donde se había refugiado muy asustado en el que le fue bien difícil coger:

“Eran las 10 de la noche en ese momento y yo estaba como alma en pena, sin que nadie me ayudara, pero estaba convencida de que no lo iba a dejar solito”, comentó Beatriz.

Una vez rescatado el felino, la joven lo integra a un parque donde se refugian colonias de gatos que están protegidas por las autoridades.

Y como toda buena acción lleva su recompensa y en este caso fue la felicidad de la joven amante de los animales que terminó su post diciendo:


“Anoche dormí muy feliz, con las manos destrozadas y el dedo gordo derecho morado, pero muy muy feliz”.

En febrero del 2020 estando aún en la Isla, Beatriz mantuvo una destacada labor a favor de los derechos de los animales, participando en la protesta que se hizo frente al Ministerio de la Agricultura para pedir se aprobara una Ley de Bienestar Animal.

Los cubanos animalistas lograron dialogar con las autoridades pertinentes en la sede del Ministerio de la Agricultura, solo que intervino la Seguridad del Estado y no dejaron participar a los periodistas independientes.

En dicha conversación se pidió una fecha para la aprobación de la Ley que protegiera el derecho de los animales y que antes de su aprobación se analizara su contenido con la justa transparencia.

Beatriz cuenta en redes sociales que ha recibido amenazas anónimas por personas que se sienten afectadas con la Ley de protección animal, particularmente el caso de un criador de gallos de pelea; incluso ha tenido que denunciar ante las autoridades por el delito de amenaza.

La joven no solo defiende el derecho de los animales, también defiende el derecho de las personas y el 11J se unió a las protestas masivas, en la que pudo constatar que el régimen cubano es una dictadura, que incitó a la violencia para reprimir al pueblo desarmado.