Jeff Bezos y su padre Mike Bezos. Foto: Instagram / Jef Bezos

El fundador y CEO de Amazon, Jeff Bezos, con mucho el hombre más rico del mundo, se enmarcó a sí mismo y a su conglomerado multinacional como ejemplos del sueño estadounidense en declaraciones preparadas al Congreso el miércoles.


Bezos proporcionó una breve biografía en cápsula para los miembros del subcomité antimonopolio que de alguna manera no estaban familiarizados con la historia de su vida, mencionando cómo su madre quedó embarazada de él cuando era adolescente, su padre adoptivo era un refugiado cubano y sus abuelos eran ganaderos en Texas.

«Mi papá se llama Miguel. Me adoptó cuando tenía cuatro años. Tenía 16 años cuando llegó a los Estados Unidos desde Cuba como parte de la Operación Pedro Pan, poco después de que Castro tomó el poder»

«Mi papá llegó solo a América. Sus padres sintieron que estaría más seguro aquí. Su madre imaginó que Estados Unidos estaría frío, así que le hizo una chaqueta cosida completamente de paños de limpieza, el único material que tenían a mano. Todavía tenemos esa chaqueta; cuelga en el comedor de mis padres» relató el multimillonario Jeff Bezos.

«Mi padre pasó dos semanas en Camp Matecumbe, un centro de refugiados en Florida, antes de ser trasladado a una misión católica en Wilmington, Delaware. Tuvo suerte de llegar a la misión, pero aun así, no hablaba inglés y no tenía un camino fácil. Lo que sí tuvo fue mucha determinación y determinación» continuó.


«Recibió una beca para la universidad en Albuquerque, que es donde conoció a mi madre. Recibes diferentes regalos en la vida, y uno de mis grandes regalos es mi mamá y mi papá. Han sido modelos a seguir increíbles para mí y mis hermanos durante toda nuestra vida» dijo sobre la influencia de su familia en lo que es hoy.

Bezzos contó cómo sus padres confiaron en sus sueños e invirtieron todo su dinero en lo que es hoy Amazon.

«El capital inicial para Amazon.com provino principalmente de mis padres, quienes invirtieron una gran parte de sus ahorros en algo que no entendieron. No estaban apostando por Amazon o el concepto de una librería en Internet. Apostaron por su hijo. Les dije que pensaba que había un 70 por ciento de posibilidades de que perdieran su inversión, y lo hicieron de todos modos» relató.

Bezos elogió el sistema en Estados Unidos que estimula la actividad empresarial y aplaude y premia a quienes toman riesgos.

«A diferencia de muchos otros países del mundo, esta gran nación en la que vivimos apoya y no estigmatiza la toma de riesgos empresariales. Me alejé de un trabajo estable en un garaje de Seattle para encontrar mi startup, entendiendo completamente que podría no funcionar. Parece que ayer estuve conduciendo los paquetes a la oficina de correos, soñando que algún día podríamos permitirnos pagar un montacargas» dijo.

A la misma vez Bezos resaltó el papel de Amazon en la economía y la sociedad «Esas operaciones deben estar cerca de los clientes, y no podemos externalizar estos trabajos a China ni a ningún otro lugar. Para cumplir con nuestras promesas a los clientes en este país, necesitamos trabajadores estadounidenses para llevar productos a los clientes estadounidenses. Cuando los clientes compran en Amazon, están ayudando a crear empleos en sus comunidades locales»