sotomayor-getty-4


El deportista cubano, Javier Sotomayor, dueño de tres récords mundiales aún vigentes y dos medallas olímpicas, podría perder su récord mundial en las olimpiadas de Río.

El «Príncipe de las Alturas», cree «con absoluta seguridad» que el ucraniano Bohdan Bondarenko (2,42 m.) y el catarí Mutaz Essa Barshim (2,43) tienen «condiciones» y «posibilidades» de arrebatarle el récord mundial de salto de altura que logró hace 23 años con sus 2,45 metros en Salamanca.

Sotomayor, retirado del deporte activo desde 2001, es actualmente portavoz de la Federación de Atletismo y vicepresidente de la comisión de atención al atleta en Cuba.

Reconocido como el mejor saltador de todos los tiempos, Sotomayor posee récords universales, el primero de ellos en la categoría de cadetes menores de 17 años, en 1984, cuando se elevó a 2,33 metros; el de pista cubierta en 1989 cuando se alzó 2,43, y finalmente el impuesto en Salamanca en 1993, donde llegó a 2,45 metros.

Este último salto cree que «algún día tendrán que batirlo», pero hasta ahora solo dos atletas han logrado acercarse, Bondarenko y Barshim.