Jarras con el rostro de Amy Winehouse ilustrada por un diseñador cubano, tu personaje favorito de la serie Juego de Tronos, el jugador del equipo de fútbol y de las Grandes Ligas con el que más simpatizas o si lo prefieres puedes imprimir una fotografía o imagen que tú mismo lleves de forma digital.

Ante la realidad de contar con pocas opciones para hacer regalos en Cuba, el negocio de las jarras personalizadas se ha convertido en uno de los emprendimientos más rentables para los diseñadores en la Isla.

Estos profesionales ponen a prueba toda su creatividad para entregarnos ilustraciones únicas que luego plasman en un software propio de diseño gráfico digital como Adobe Ilustrator o CorelDRAW y que luego quedan inmortalizadas en una taza que puedes usar tu gusto.

Ya suman varios negocios de este tipo en La Habana, pero dos de los más famosos son el Taller de FotoCerámica Lezcano y el negocio de Diseño e Impresiones gráficas en cerámica La idea.


Las ofertas son muy variadas y hay para casi todos los gustos. Jarras de diferentes colores, jarras blancas con ilustraciones, tazas con un asa en forma de corazón, un aza con terminaciones de pelotas de futbol o de béisbol. Diseños alegóricos para sorprender a tu mamá o a tu pareja, frases originales, graciosas, coquetas o si lo prefieres hay un diseñador capaz de hacer realidad la idea que ya traes preconcebida.

Las colas en estos lugares demuestran por sí solo lo demandas que son las jarras decorativas. El precio puede ir desde los 6 CUC para una sola jarra, hasta los 10 CUC si eliges un diseño de dos jarras para enamorados que se unen formando un corazón. Eso sí, el precio de las tazas incluyen una caja pequeña para guardarlas o una bolsa de regalo que hace más elegante el obsequio.

Pero en estos lugares donde el arte adquiere un valor comercial tan rentable no solo se ofrecen jarras. También encuentras otras opciones para hacer regalos como los platos de cerámica decorativas, fotografías que puedes estampar en lozas y que son algo así como pequeños cuadros que nunca se deteriorarán.

El diseño es una de las profesiones que más ha podido abrirse paso en la Isla, por la gran cantidad de negocios privados que necesitan cada vez más ser visualmente atractivos para atraer clientes.

Ya sea diseño de carteles para restaurantes y paladares, diseño web para internet, publicidad en redes sociales, revistas digitales o diseño para videos en el Paquete Semanal. Los diseñadores en Cuba están aprovechando los emprendimientos privados para mejorar su economía poniendo en práctica todo su talento.

Con anterioridad otros negocios de impresiones gráficas se hicieron populares en la Isla como la impresión textil, donde los clientes pueden estampar en pullover, bolsos y carteras la imagen o el logotipo pensado. Sin embargo, no han sido tan rentables y han ido decayendo, quizás por la falta de recursos y lo costosa que se vuelven las tintas para grabar en tela.

Por lo pronto, el negocio de las jarras personalizadas sigue prosperando y quién sabe cuál podría ser la próxima muestra sorprendente que utilicen los diseñadores cubanos para seguir estando en la preferencia de los que buscan un regalo especial y diferente.