Desde que Donald Trump, es el nuevo presidente de EE.UU, no se había pronunciado Irán referente a sus pruebas de misiles, cuestión esta que concluyó, al realizar el lanzamiento de un misil de prueba. El mundo está a la expectativa, de cuál será la respuesta del inquilino de la Casa Blanca a esta acción iraní.

«Ya no se le dará a Irán un pase por sus violaciones repetidas de misiles balísticos, el continuo apoyo al terrorismo, violaciones de los derechos humanos y otras actividades hostiles que amenazan la paz y la seguridad internacionales», dijo el senador Bob Corker, presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado.

La resolución 2231 del Consejo de Seguridad de la ONU, que contentiva del acuerdo nuclear, se refiere, además, a disposiciones que advierten a Irán a «no llevar a cabo ninguna actividad relacionada con misiles balísticos diseñados para ser capaces de transportar armas nucleares».

La prueba de misiles iraní, se llevó a cabo, luego de que el presidente Trump firmó un decreto el viernes prohibiéndole a los ciudadanos de siete naciones de mayoría musulmana, incluido Irán, de entrar a Estados Unidos durante 90 días.


El ministerio de Asuntos Exteriores iraní dijo que tomaría medidas recíprocas referente a, “la decisión de Estados Unidos de restringir los viajes de sus ciudadanos a EE.UU., es un insulto obvio para el mundo islámico y en particular para la gran nación de Irán».