Foto de archivo

Un policía encubierto en la localidad de Falconara en la provincia italiana de Ancona, desmanteló lo que pareciese ser un negocio de prostitución que involucraba a tres personas de nacionalidad cubana, informó el diario local Corriere Adriatico.


Vecinos de la vivienda ubicada en Via Flaminia denunciaron a las autoridades sobre un “intenso ir y venir de hombres” que llevó a las autoridades a investigar su naturaleza.

Según el diario, un oficial de policía italiano fue recibido por una mujer cubana de 45 años de edad en ropa interior, mientras que en el sofá de la casa se hallaba otra mujer de 46 años; esta segunda, acogida a la nacionalidad italiana.

En los documentos de arrendamiento de la vivienda el diario informó que figuraba el nombre de un hombre de 28 años de edad, tampoco identificado por su nombre pero también de nacionalidad cubana.

Dicho individuo tuvo que comparecer el 21 de junio ante el Fiscal Público de Ancona y pagar una multa de 320 euros, por no comunicar la presencia de las dos mujeres en la vivienda. Las autoridades dijeron que él podría ser investigado por ayudar e instigar a la prostitución.


La investigación reveló que el uso de la propiedad como prostíbulo llevaba en curso alrededor de un mes, de acuerdo a anuncios en las redes que pudieron relacionar con las dos mujeres. «Recién llegada, hermosa, disponible para toda la pasión, sin tabú», decía uno de ellos.

La casa de Via Flaminia es la tercera casa desmantelada durante el último año por el Comando Falconara, como parte de una actividad constante de control territorial que da seguimiento a quejas e informes de ciudadanos en el área.