Según reporte del medio noticioso Reuters, cerca de 200 mujeres cubanas promueven a través de redes sociales el arte de tatuarse el cuerpo en la Isla, oficio que durante décadas ha sido un tabú para los isleños.


Erias es el nombre de la primera comunidad de mujeres tuteadoras en Cuba que promueve la imagen del tatuaje femenino, a través de su Instagram han publicado fotos de jóvenes del sexo femenino que en traje de baño tipo bikini, muestran los artísticos tatuajes en diferentes partes del cuerpo.

La comunidad fue fundada en julio del 2021, las jóvenes integrantes de la comunidad Erias, ha superado los límites que durante décadas se consideró tabú el tatuaje femenino.

«Para mí ‘Erias’ fue como un nacimiento (…) porque estaba tan cohibida, no podía explotar todos mis sentimientos, no podía expresarle al mundo lo que sentía por los tatuajes (…) Mi autoestima se sube en Erias», comenta Mariam Leyva, añadiendo:

«El tatuaje no te denigra, no te pueden discriminar por tener tu piel tatuada»

A pesar de que el gobierno excluye a los tatuadores de la lista de oficios para ejercer dentro del sector privado, son cada vez más las jóvenes que deciden salir adelante cumpliendo sus sueños de ver su cuerpo dibujado, dejando atrás prejuicios de una sociedad machista en la Isla.


Comenta la tatuadora Lili Agüero a Reuters:

«El tatuaje en Cuba realmente ya no es un tabú», «Es algo que realmente depende de la moda (…) es algo que a nosotras nos beneficia porque deja de ser como prohibido o mal visto»

El cofundador de Erias, Ariam Arrieta que se desempeña como fotógrafo, refiere que el surgimiento de la comunidad les ha dado seguridad y protección al grupo de muchachas que están a favor del tatuaje femenino:

«Hoy podemos decir que diariamente las mujeres se tatúan muchísimo, a diferencia de hace apenas 3 años. Hace 3 años asumo no había tanta influencia del tatuaje en Cuba (…)»

Amanda Santana que realiza tatuajes refiere que a través de sus perfiles de Instagram u otras plataformas de Internet logran promocionar su trabajo:

«Existe un vacío legal con el tatuaje en Cuba, o sea no se paga licencia, no es legal pero tampoco es ilegal (…) todos los tatuadores usamos internet para promocionarnos, yo tengo mi página de Instagram, contacto con mis clientes por internet»