Foto: El Nuevo Herald

Inmigrantes y activistas proinmigrantes en Miami realizaron una protesta contra el alcalde del condado Miami-Dade, Carlos Giménez, por la decisión de acatar la orden de Trump y eliminar la protección que ponía a la ciudad como «Santuario».

“Es una vergüenza, una decisión totalmente innecesaria y contradictoria. Le pedimos al alcalde Giménez y a la comisión del condado que reconsideren” dijo con enfado a Efe Jonathan Fried, director de la organización comunitario WeCount!.

“Las órdenes ejecutivas firmadas por Trump son un ataque sin precedentes a nuestra comunidad”, dijo la activista María Bilbao, quien tachó de “vergonzoso” que Giménez “se una a esta ola de ataques racistas que están causando pánico” entre los inmigrantes.

El alcalde de Miami-Dade decidió acatar la orden para no perder los fondos federales que Trump prometió quitar a las ciudades «Santuario».