Un tribunal federal de apelaciones aprobé una ley que prohíbe que inmigrantes ilegales con historial de alcoholismo apelen ante una orden de deportación, reporta The Associated Press.

Un panel compuesto por 11 jueces de la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito dijo que el Congreso concluyó que las personas que suelen ingerir alcohol en exceso representan un peligro para la sociedad y carecen de moralidad.

Este fallo revoca la decisión de un panel más pequeño de la misma zona que había determinado que el alcoholismo era una enfermedad, no un aspecto moral.