El gobierno de los Estados Unidos informó que un guatemalteco de 16 años murió el lunes en una estación de la Patrulla Fronteriza en el sur de Texas, la quinta muerte de un niño migrante desde diciembre.

El 13 de mayo, la Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. dijo que la Patrulla Fronteriza detuvo al adolescente en el Valle del Río Grande de Texas. La causa de la muerte es desconocida.


La agencia no dijo por qué el adolescente había estado detenido durante una semana, pero dijo que iba a ser colocado en una instalación para jóvenes operada por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.

La ley federal requiere que el Departamento de Seguridad Nacional envíe a los menores no acompañados por un padre o tutor legal al HHS dentro de las 72 horas posteriores a la determinación de que el niño no está acompañado.

Después de la muerte de dos niños de 7 y 8 años de edad en diciembre, el Departamento de Seguridad Nacional ordenó chequeos médicos de todos los niños bajo su custodia y amplió las evaluaciones médicas.