El inmigrante cubano René Lima-Marín, de 38 años, se enfrenta a una posible deportación después de ser excarcelado por error en 2008, según explicó ‘Associated Press’.


Desde este miércoles se encuentra bajo custodia del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus iniciales en inglés) en Denver.

En el año 2000 fue declarado culpable por robo, secuestro y asalto a mano armada en diferentes comercios. Fue puesto en libertad tras ser condenado a una sentencia de cárcel de 98 años, pero en 2014 la justicia estadounidense se percató del error y un juez del condado de Arapahoe dictaminó este martes que volver a encarcelarlo «perpetraría una injusticia manifiesta».

Pero desde el ICE no compartieron esta interpretación y volvieron a detenerlo, aunque según ‘The Denver Post’ es posible que Lima-Marín evite la repatriación presentándose regularmente con funcionarios aduaneros y llevando una pulsera de tobillo GPS.

Este inmigrante llegó a territorio norteamericano con sus padres cuando era un niño pero jamás llegó a solicitar la ciudadanía. El periplo de él y su familia se produjo con el éxodo marítimo del Mariel en 1980.


Tras ser liberado consiguió un empleo como instalador de ventanas, contrajo matrimonio y tiene dos hijos de 10 y 7 años.

Su esposa Jasmine Lima-Marín ya esperaba en casa la llegada de su marido, pero ahora se encuentra con una realidad bien diferente.

«Todo el mundo está completamente devastado. Todo se ha puesto en su contra», reveló al citado medio su abogada, Kimberly Diego.