wesyern-union-cubaLa economía en Cuba está sumamente deteriorada y muchas familias dependen de las remesas que llegan del exterior para comprar artículos de primera necesidad y en algunos casos incluso para montar un negocio privado.


A pesar de que las inversiones de cubanos residentes en el exterior están prohibidas en Cuba se hacen a través de remesas y envíos de mercancía desde Estados Unidos.

«Alguien que recibe una remesa de 5.000 dólares, por ejemplo, de los Estados Unidos puede salir y empezar un negocio o comprar un pequeño apartamento», dijo Odilon Almeida, presidente de Western Union para América y la Unión Europea. «Creo que las remesas están cambiando más rápido que Cuba se percibe hoy en día.»

Emilio Morales, presidente de La Habana Consulting Group, calcula las remesas totales enviadas a la isla de los Estados Unidos en 2013 es de $ 2,8 mil millones y 2014 las remesas fueron de $ 3130 millones. En 2015, se proyecta un aumento de 8,6 por ciento en las remesas a $ 3990 millones.

Como parte de la apertura hacia Cuba que el presidente Barack Obama anunció en diciembre, el monto de las remesas no familiares que podrían ser enviados aumento desde $ 500 por trimestre a $ 2,000 trimestral.


Actualmente las remesas son lo único que mantiene a los residentes en la isla un poco independientes del control del gobierno.