Desde el lunes con el paquete con explosivos recibido por el magnate George Soros, hasta hoy con varias bombas enviadas a Obama y Clinton, al menos 6 importantes figuras de la política muy críticos de Trump han sido blanco de estos ataques.

George Soros, un magnate que ha financiado varias campañas en contra del presidente Trump fue el primero en recibir un paquete explosivo el pasado lunes. Lo que parecía ser un hecho aislado se ha convertido en una tendencia durante el miércoles.

La casa de Bill y Hillary Clinton en Nueva York recibió un paquete con explosivos que fue interceptado por el Servicio Secreto. Al mismo tiempo el Servicio Secreto intercepto un paquete con explosivo dirigido a la casa de Obama en Washington, DC.

Las oficinas de CNN en Nueva York tuvieron que ser evacuadas después que se detectara un paquete bomba dirigido al ex director de la CIA y contribuidor de la cadena televisiva, John O. Brennan, quien ha llegado a llamar a Trump traidor después de su conferencia de prensa con Putin.


Eric Holder, fiscal general durante la administración Obama quien en varias ovaciones ha hablado de un posible juicio político contra Trump era el objetivo de otro paquete que no fue entregado y devuelto a su remitente, la congresista demócrata Debbie Wasserman Schultz.

El gobernador de Nueva York, el demócrata Andrew Cuomo, también recibió un paquete sospechoso en su oficina.

El FBI y varias agencias federales están investigando los paquetes para encontrar al responsable.