El niño cubano fallecido en la selva del Darién el pasado fin de semana fue identificado como Bryan Rommel Corrales Bravo, de 14 años de edad.


Según fuentes oficiales se cree que el joven cubano murió de un infarto cardíaco mientras intentaba pasar el dificil camino con destino a Estados Unidos.

Según la Defensoría del Pueblo (Colombia) Bryan perdió a su madre en un naufragio el pasado 10 de octubre mientras intentaban llegar a Panamá.

«Ante el grado de descomposición del cuerpo y la no presencia de funcionarios, los guías de la zona decidieron sepultarlo. El resto de su familia, sobrevivientes al naufragio del pasado 10 de octubre, continuó su tránsito hacia Panamá» dijo la Defensoría del Pueblo (Colombia).

La muerte del niño cubano ha puesto de manifiesto el drama de los cubanos que realizan peligrosas travesías buscando la libertad.