Agentes del FBI asesinados

Los dos agentes especiales del FBI asesinados cumpliendo una orden judicial en Sunrise el martes vivían en el sur de Florida y pasaron años trabajando en casos relacionados con delitos contra niños.


Esos agentes fueron identificados como la agente especial Laura Schwartzenberger, 43, y el agente especial Daniel Alfin, 36.

Schwartzenberger había sido agente del FBI desde diciembre de 2005 y trabajaba en la oficina de campo de Miami en un escuadrón de agentes que manejaban crímenes violentos contra niños, según los registros judiciales. Su trabajo se centró principalmente en rastrear a los delincuentes que explotan sexualmente a niños en línea e investigar otros delitos contra los niños.

Alfin, quien también investigó casos de explotación infantil, había trabajado anteriormente en la sede del FBI manejando casos importantes relacionados con delitos violentos contra niños, según los registros judiciales. Tenía un título en tecnología de la información y pasó por los programas de capacitación especializada del FBI para delitos cibernéticos. Estuvo involucrado en una importante investigación de explotación infantil llamada Playpen que resultó en arrestos en todo el mundo.

“Estos agentes estaban trabajando para proteger a los más vulnerables de nuestra sociedad”, dijo la Asociación de Agentes del FBI en un comunicado. «Los agentes especiales del FBI arriesgan sus vidas para proteger nuestro país, y la pérdida de estos agentes es devastadora para toda la comunidad del FBI y para nuestro país».


Los miembros de las fuerzas del orden en todo el sur de Florida y más allá estaban de luto por esos agentes el martes después de que hicieron el máximo sacrificio de cumplir una orden de allanamiento ordenada por un tribunal federal en las cercanías de 10100 Reflections Blvd. temprano en la mañana.

Cinco agentes recibieron disparos. Dos permanecieron hospitalizados en condición estable y otro fue atendido en el lugar.

El FBI confirmó que el sospechoso está muerto.