En medio de la situación de peligro a la que se enfrenta el estado de la Florida, las autoridades han tenido que utilizar la ley Baker, utilizada para trasladar a los hospitales psiquiátricos a personas que representan un peligro para ellas y la sociedad, para poder resguardas a las personas sin hogar que se han negado a ir voluntariamente a los refugios.

The Associated Press acompañó a la policía y a un grupo de trabajadores sociales a visitar las zonas en las que se encuentran los llamados homeless para verificar el proceso en el que se le ofrecían dos opciones: ir al refugio o a un hospital para una evaluación mental forzosa.

Muchos de las mil personas sin hogar que se calculan existen en la ciudad de Miami duermen en parques públicos, parqueos y hasta en las orillas de las calles, por lo que su condición podría empeorar si no se protegen ante la llegada del huracán Irma.