Florence se ha intensificado significativamente, y se estima que el miércoles por la mañana tenia vientos máximos de 120 mph. Durante los próximos cinco días, la trayectoria de la tormenta es bastante sencilla. Florence se moverá a una posición aproximadamente a 1.350 millas al este del centro de Florida. Entonces se espera que las corrientes de dirección se vuelvan complicadas. Parece que habrá una «bifurcación en el camino».

Florence podría girar hacia el norte, muriendo inofensivamente en el Atlántico norte, o podría quedar atrapada bajo un fuerte sistema de alta presión y ser empujada hacia la costa este de los EE. UU. Esto levantó la posibilidad de un impacto en algún lugar desde Florida hasta el noreste.

Es imposible descartar un efecto en el sur de la Florida, pero parece mucho menos probable que los puntos al norte a lo largo de la costa, si Florencia da un giro hacia el oeste. Los impactos ocurrirían a mediados y fines de la próxima semana.

No hay nada que hacer en este punto, excepto estar al tanto.