Un hombre está tras las rejas en Miami Dade esperando su traslado al condado de Broward en donde se le acusa de cometer varios delitos.


Pedro Pomares Ávila, quien trabaja en mantenimiento, está siendo acusado de voyeurismo luego que en la casa de una clienta se encontraran instaladas varias cámaras ocultas.

De acuerdo a la policía, Ávila instaló cámaras en un peluche, en el techo, en una impresora, en armarios, en un librero, y hasta en la pila del baño de la casa ubicada en la ciudad de Hallandale donde trabajaba.

Los agentes penitenciarios han retenido a Ávila, de 50 años, sin derecho a fianza desde el martes por la tarde en el Centro Correccional Turner Guilford Knight, según muestran los registros del condado de Miami-Dade.

Ahora piden a cualquier persona que lo haya contratado para algún trabajo que revise su propiedad y busque si alguna cámara fue instalada sin su conocimiento. A cualquier otra víctima le piden que llame a las autoridades de inmediato.

La investigación de Ávila comenzó en junio luego de que las víctimas lo confrontaran. Este reaccionó violentamente y los golpeó, según los records policiales.


Ávila se encuentra retenido sin derecho a fianza. Se le acusa de dos cargos de voyeurismo y dos cargos de agresión.