Un hombre acusado de robar $3.6 millones de dinero público de Miami Beach se declaró culpable el pasado viernes en una corte federal de Miami.


David J. Miller, de 45 años, y procedente de Nueva York, enfrenta cargos estafa bancaria y otro cargo de robo de identidad con agravantes.

El cargo de estafa bancaria conlleva una pena máxima de 20 años de cárcel y una multa de $250,000, en tanto el cargo de robo de identidad con agravantes conlleva una condena obligatoria consecutiva de dos años de prisión y una multa de $250,000.

Miller admitió usar la cuenta y los números de enrutamiento en una de las cuentas bancarias de Miami Beach para hacer compras personales, Miller creó una cuenta de banco falsa usando la identidad de un hombre de Chicago y autorizó transferencias bancarias electrónicas para adquirir unas 157 licencias en varios meses en el 2016.

Los robos comenzaron por cifras de $7,511 hasta llegar a robar $352,000 en un solo día.