Matthew Milewski, un residente de Miami Beach que golpeó a su pequeño perro hasta matarlo, no irá a la cárcel tras aceptar un acuerdo de súplica, según reporta El Miami Herald.

El hombre, acusado de crueldad animal, pasará un año bajo libertad condicional y no tendrá una condena por delito mayor en sus antecedentes penales.

Molly, el perro de Milewski, murió en 2001 tras ser llevado a una clínica veterinaria. El hombre dijo que la mascota lo mordió mientras él trataba de limpiarle una pata y por esta razón lo dejó caer a la ducha, pero las autoridades refutaron su declaración y comprobaron que Milewski lo golpeó repetidamente contra superficies duras y lo arrastró por el estacionamiento.