Sean Charles Greer, de 27 años, quien se dio a la fuga tras matar a dos niños con su auto provocó problemas en la corte cuando le dijeron que no saldría bajo fianza.


El hombre enfrenta una serie de cargos que incluyen alteración de pruebas, no detenerse en un accidente que involucre la muerte, no detenerse en un accidente que involucre lesiones graves, no permanecer en un accidente que involucre la muerte, no permanecer en un accidente que involucre lesiones graves, conducir con una licencia suspendida que causó la muerte o lesiones graves y una violación de la libertad condicional.

Durante su comparecencia ante el tribunal, se le concedió una «suspensión sin fianza» debido a dos violaciones de la libertad condicional. Causó un poco de alboroto, derribó un podio y los agentes se lo llevaron.

El hombre no quiso regresar a su audiencia frente al juez.

Además de los dos niños fallecidos otros cuatro resultaron heridos.