Un hombre de Miami se declaró culpable de obtener de manera fraudulenta $ 3.9 millones en préstamos federales para el coronavirus y usar parte del dinero para comprar un Lamborghini Huracan.


David Hines lució avergonzado cuando se declaró culpable de cargos federales, entre ellos fraude bancario, en una audiencia celebrada el miércoles por videoconferencia debido a las restricciones de COVID-19. Será sentenciado en abril.

Como parte de la declaración de culpabilidad, Hines reconoció haber recibido $ 3.9 millones en préstamos del gobierno federal en nombre de diferentes compañías que administraba, alegando fraudulentamente que serían utilizados para pagar a los empleados afectados por la pandemia.

En cambio, usó las ganancias para realizar una juerga de gastos que incluyó desembolsar $ 318,000 en un automóvil deportivo Lamborghini, así como compras excesivas en una joyería y un hotel de lujo en Miami Beach.

El Programa de Protección de Cheques de Pago llevó miles de millones de dólares en préstamos perdonables a pequeñas empresas. Es parte de la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica por el Coronavirus, que se convirtió en ley federal en marzo.