El jefe de policía de Fort Lauderdale, Rick Maglione, emitió un comunicado el lunes en reacción a un video que muestra a un ayudante de aparcacoches en el Ocean Sky Resort recibiendo un puñetazo en la cara.

Maglione dijo que, con pocas excepciones, los oficiales deben ser testigos de un delito menor para hacer una detención, sin embargo, esta fue una de esas excepciones.

Rodolfo Rodríguez fue golpeado el martes por la noche por un cliente luego de haberle dicho que la tarifa de estacionamiento era de $18 por día. El incidente fue capturado en un video de vigilancia.

«Cuando un oficial no es testigo de un crimen, deben sopesar todos los factores a su disposición en el momento de tomar esa decisión», dijo Maglione en un comunicado. «En el caso de un delito, factores como lesiones visibles, declaraciones de las partes involucradas y declaraciones de testigos independientes deben ser considerados».


En este caso, el video de vigilancia mostró a una mujer teniendo una conversación con el encargado de aparcacoches. Al parecer infeliz con el resultado, entró a ver al gerente del hotel, Mark Dyer.

Fue durante ese intercambio que Dyer presenció el golpe. El gerente dijo que el atacante afirmó que, puesto que conducía un vehículo de 80.000 dólares, no debería tener que pagar por el estacionamiento.

La policía revisó las pruebas, incluido el video, durante el fin de semana y determinó que, en este caso, «el sospechoso está identificado y debe ser procesado», dijo Maglione.

Continuó diciendo que, en general, la policía no lleva a cabo investigaciones de seguimiento sobre delitos menores.

En este caso, se hizo debido a la «naturaleza atroz y presuntamente no provocada de este ataque», dijo Maglione.

(Con información de Local 10 News)