Foto: Pinellas County Sheriffs Office

Un hombre de Florida que escupió y tosió a un oficial de policía después de afirmar que tenía COVID-19 fue acusado de cargos federales de terrorismo.


Un gran jurado federal en Tampa devolvió la acusación el miércoles contra James Jamal Curry, de 31 años, por cometer un engaño con armas biológicas, informó un afiliado local de CBS en Miami.

Curry había sido acusado previamente por denuncia penal el mes pasado y podría enfrentar hasta cinco años de prisión si es declarado culpable.

Su abogado, Samuel Landes, argumentó en un correo electrónico obtenido por CBS Miami que los fiscales están ampliando una ley destinada a los terroristas, calificando el caso de Curry como una confrontación policial estándar.

«La posición del Fiscal de los Estados Unidos, en este caso, haría que cada uno de los millones de pacientes de COVID-19 ‘posea’ un arma biológica», dijo Landes.


La policía había respondido a una llamada de violencia doméstica que involucraba a Curry el 27 de marzo, según documentos judiciales vistos por la afiliada de CBS.

Mientras Curry estaba siendo arrestado, dijo que estaba infectado con el coronavirus y tosió en el brazo de un oficial, según la policía.

Curry salió de la cárcel por su primer arresto, y más tarde la policía fue llamada a la misma residencia donde fue arrestado el día anterior.

Curry fue arrestado nuevamente y escupió a un oficial varias veces, riéndose y diciendo que estaba propagando el virus cuando la saliva llena de sangre, según los informes, golpeó el interior de la boca de un oficial.

La policía obtuvo una orden judicial para evaluar el virus en Curry, que resultó negativo para COVID-19.