Un hombre del sur de la Florida, y otros pasajeros a bordo del vuelo de United Airlines donde explotó un motor provocando un aterrizaje de emergencia, dieron su testimonios a medios locales contando la aterradora experiencia que se vivió en la aeronave.


Jeffrey Whichard y su esposa tenían planeadas unas vacaciones a Honolulu en Hawaii. El vuelo hacia ese destino partió de Denver en Colorado, pero pocos minutos luego del despegue una fuerte explosión los estremeció.

«Llegamos a unos 10,000 pies, y luego escuchamos una fuerte explosión, una explosión muy fuerte», dijo Whichard a WSVN, «y el avión comenzó a temblar, temblar y temblar, y lo hizo todo el camino de regreso a cuando regresamos a Denver, y aterrizamos en la pista».

Tras la explosión pedazos del motor del avión cayeron a tierra donde afortunadamente nadie resultó herido. El avión, tan rápido como pudo, regresó al aeropuerto e hizo un aterrizaje de emergencia.

“Al principio, creo que fue bastante pánico, pero creo que la gente hizo un buen trabajo para calmarse”, dijo.


El pasajero Bob Brown, que estaba con su esposa, sacó su teléfono inteligente y grabó un video mientras miraba por la ventana el motor derecho del avión.

«Nos miramos, mi esposa y yo, tomados de la mano y deseamos poder ver a nuestros hijos otra vez», dijo.

Mientras en tierra un video de vigilancia en Broomfield, Colorado, registró las piezas cayendo al pavimento.

«Pudo haber sido mucho peor de lo que fue, así que sí, estamos realmente agradecidos de que nadie se haya lastimado», dijo Kirby Klements, residente de Broomfield.

El piloto consiguió que el vuelo 328 de United regresara a salvo a tierra en Denver.

Whichard estima que transcurrieron entre 10 y 15 minutos desde que el motor explotó hasta el aterrizaje.

“He volado por todo el mundo. Es la primera vez que sucede «, dijo.

El domingo, los funcionarios de United Airlines anunciaron que retirarían todos sus aviones Boeing 777 actualmente en servicio que funcionan con motores de la serie 4000 de Pratt & Whitney «por precaución».

Por su parte Japón solicita que ninguna aerolínea vuele ningún avión Boeing 777 con un motor de la serie 4000 de Pratt & Whitney hasta nuevo aviso.