Las autoridades han revelado más detalles de la agresión al niño de 12 años en Miami el domingo en horas de la madrugada.

Las autoridades dijeron que el hombre identificado como Aliex Santiesteban, acusado de disparar y agredir sexualmente al niño, se disparó accidentalmente durante el ataque.


Aliex Santiesteban, de 43 años, está acusado de secuestro, agresión sexual e intento de asesinato de un niño.

El lunes por la noche, Santiesteban fue arrestado en su apartamento del tercer piso en el complejo Island Living en Miami. Los vecinos se horrorizaron al saber que vivía en su edificio de apartamentos.

«Es horrible», dijo a CBS Miami Paulette Hill. «Gracias a Dios que lo encontraron porque tengo miedo».

Una fuente cercana a la investigación arrojó más luz sobre lo ocurrido. Según los informes, Santiesteban agarró al niño por la espalda y, mientras le tapaba la boca con una mano, usó la otra para dispararle. La bala atravesó el rostro del niño y alcanzó a Santiesteban en la mano.


Después del ataque, alrededor de las 4 a.m., Santiesteban se dirigió a Miami Beach y llamó a la policía, alegando haber sido víctima de un robo a mano armada. Según los informes, les dijo que tres hombres lo habían atacado y le habían herido la mano.

La policía de Miami Beach dijo que no pudo proporcionar una ubicación o descripción del presunto agresor. La fuente dijo que esto pudo haber sido un intento de Santiesteban de establecer una coartada sobre el motivo de la lesión en la mano.

El hospital no está dando ninguna información sobre la condición del niño, pero la policía ha dicho que tiene un largo camino de recuperación por delante.

De acuerdo al Miami Herald el ADN de Santiesteban se encontró en la sangre que salpicó al niño.

También se encontró sangre en el automóvil.

Después de negar primero las acusaciones, según los informes, finalmente admitió que el niño había estado en su automóvil, pero dijo que el niño había intentado asaltarlo.

Santiesteban tiene récord de violencia doméstica, según reportó Telemundo Noticias.

La policía dice que es posible que haya más víctimas. Si sabe algo, le recomendamos que llame a Crime Stoppers al (305) 471-TIPS (8477).