El hijo de Daniel Llorente Miranda —detenido por romper el cerco de seguridad durante el desfile del Primero de Mayo y correr frente a la tribuna de la Plaza de la Revolución José Martí con una bandera estadounidense—, dijo a Radio Martí que su padre continúa en paradero desconocido.

Eliécer Llorente, de 17 años, explicó que ha visitado estaciones de policía y el centro de detención de la Seguridad del Estado en Villa Marista, pero que las autoridades no le dan información sobre su padre.

Un pariente de la familia declaró esta semana al mencionado medio que Eliécer está doblemente afectado porque su madre falleció hace pocas semanas.

«No se sabe nada (de) dónde está mi papá. Fui a la estación de Zapata y de ahí me mandaron a Villa Marista, donde me dijeron que no estaba y no quieren decir dónde está», dijo el adolescente.


«Pienso que tengo el derecho de saber dónde está, no?», expresó.

El joven dijo que su padre, que no pertenece a grupo opositor alguno, le había comentado lo que pensaba hacer.

«Estoy súper orgulloso de lo que hizo (…) él no está a favor de esto (del Gobierno) y lo quería hacer», comentó el joven.

Llorente, de 53 años, fue detenido por varios agentes de seguridad vestidos de civil poco antes del inicio del desfile del Primero de Mayo.

No era la primera vez que protagonizaba una protesta de este tipo. En mayo del 2016, en el contexto de la llegada del Crucero Adonia a La Habana, fue arrestado y liberado al otro día.

El diario oficial Granma, que no suele informar sobre acciones opositoras, calificó el martes la acción de Llorente —sin mencionar su nombre—, como un «monólogo anexionista» y lo acusó de querer «formarse un perfil mediático».